El poder curativo de la naturaleza

El cerebro humano es increíblemente complejo, pero los neurocientíficos están descubriendo un elemento crucial para la óptima salud cerebral que se ha utilizado siempre y que al mismo tiempo resulta extraordinariamente simple: la inmersión en la naturaleza.

En este sorprendente repaso de las últimas investigaciones científicas, Eva Selhub y Alan Logan revelan de qué forma el cerebro humano está estrechamente ligado al mundo natural y cómo podemos beneficiarnos de esta conexión.

Además demuestran que el vínculo del hombre con la naturaleza es un elemento esencial en nuestras vidas.

El poder curativo de la naturaleza ofrece un antídoto para aquellas personas adictas a la tecnología en el que podrán encontrar métodos naturales científicamente probados para luchar el estrés, mejorar nuestras capacidades cognitivas y potenciar la eficacia del ejercicio físico.

Un fascinante análisis de los efectos de la naturaleza y la tecnología en el funcionamiento del cerebro y en el bienestar general del individuo.Eva M. Selhub es asociada clínica del Benson Henry Institute for Mind/Body medicine en el Hospital General de Massachusetts y profesora de la Facultad de Medicina de Harvard. Es autor de The love response y sus artículos se han publicado en revistas médicas y periódicos como The New York Times, Usa Today, Self, Shape y Fitness.Alan C. Logan es doctor en naturopatía, científico e investigador independiente especializado en medicina nutricional y ecoterapia.

Actualmente es profesor invitado en los cursos de medicina mente-cuerpo de la Escuela de Formación Continua de Harvard.

Es autor de The Brain Diet.Introducción.

La relación de la humanidad con la naturaleza una experiencia fascinante basada tanto en el temor como en la atracción se ha desarrollado a lo largo de más de dos millones de años.

En el transcurso de su evolución, nuestros antepasados lograron entender el paisaje natural, y consiguieron optimizar su capacidad para afianzar los factores que preservaban la vida y minimizar los que suponían una amenaza.

Su respeto hacia la naturaleza se apoyaba en un equilibrio entre la evidencia de que podía morder, picar, envenenar, mutilar y matar, y el reconocimiento y el temor reverencial ante lo que era capaz de ofrecerles para preservar la salud mental y corporal. A lo largo de los siglos, y en todas las culturas, los filósofos, poetas, escritores y partidarios de la vida al aire libre han ensalzado el poder rejuvenecedor y estimulante de la naturaleza.

Pero, ¿qué han dicho los científicos? ¿Hasta qué punto esta relación milenaria con el medio natural ha quedado impresa en nuestras neuronas, y en qué medida la inmersión en la naturaleza produce efectos beneficiosos o perjudiciales para el individuo?

Ha sido precisamente ahora, en una era dominada por la ciencia y la tecnología, cuando los científicos han empezado a prestar atención a las cuestiones relacionadas con los aspectos médicos de la naturaleza.

Lo que empezó en los años setenta del siglo pasado como un goteo de ensayos científicos, ha desembocado en un formidable corpus de investigación, y es curioso que en los últimos tres años se hayan publicado los hallazgos más asombrosos.

Los investigadores científicos están examinando el papel que desempeña la naturaleza en la salud mental en un momento en que los seres humanos nos hallamos más distanciados que nunca del medio natural, y en un contexto medioambiental cada vez más dominado por la máquina.

Hace mucho tiempo que los seres humanos hemos demostrado una gran capacidad para usar la tecnología con el objetivo de conquistar, controlar y adaptarnos al entorno natural. Nuestros primeros antepasados usaban el fuego y fabricaban herramientas para tallar y cazar, confeccionaban su propia ropa y excavaban sus cuevas.

Desde entonces la tecnología y el dominio del hombre sobre el medio natural han avanzado a un ritmo sorprendente. Hace un siglo, los escritores se referían con preocupación a la intrusión de la tecnología en la cotidianeidad, y recurrían a la imagen de una máquina en el jardín, una máquina que era capaz de cambiar radicalmente nuestro entorno natural.

Hoy en día, la máquina no solo se ha apoderado del jardín sino que existe el temor legítimo de que vaya a ser la causa de su destrucción.

Precio: 10 €

Más detalles del anuncio

Nº. de anuncio: 1638

Categoría : Ocio

Localidad : Huelva

Publicado : 11/08/2017

subir arriba