El arte de hacer pan

Utilizar una máquina para hacer pan no tiene ningún secreto.

Sea cual sea el modelo que utilicemos, basta con poner los ingredientes pesados con precisión, en la cubeta según el orden que se recomiende en el modo de empleo de la máquina.

Sin embargo, hay una norma que debe respetarse, nunca hay que poner en contacto la levadura de panadería con la sal.

Para ello, sólo hay que poner el azúcar, la sal y la levadura, cada uno en una esquina de la cubeta.

El secreto en que nuestro pan sea un éxito depende en gran parte de la dosificación correcta de la proporción agua y harina, que llamaremos Th (Tasa de hidratación).

Si hay demasiada agua, el pan se hunde durante la cocción. Si no hay suficiente, queda demasiado denso o incluso duro.

La proporción de agua respecto a la harina varía dependiendo de la máquina y de las harinas que se utilicen.

También hay que tener en cuenta otros factores externos, como el tiempo húmedo o seco, el frío o el calor, la altura, etc. Estas variaciones suelen ser ligeras, pero influyen en la calidad del pan.

En este libro proponemos tres tasas de hidratación diferentes: Th 1, Th 2 y Th 3.

Escoger la tasa de hidratación adecuada.

Para saber cuál es la Th apropiado para el modelo de máquina que utilizamos, podemos comprobarla con una de las recetas, utilizando la cantidad de líquido que se indica en la lista de Ingredientes (es decir, la Th 1).

Si el resultado es insatisfactorio, debemos rectificarlo hasta encontrar la Th adecuada, y conservarlo para las otras recetas.

Para comprobar que la Th es correcta, podemos levantar la tapa de la máquina durante el amasado, o mirar a través de la ventanilla. Después de 10 minutos de amasado, ya debemos ver una pasta homogénea .

Si la pasta está blanda y se pega al borde, significa que hay demasiada agua. Añadimos 10 gramos de harina y esperamos un poco antes de volver a añadir, si es necesario.

Si parece que la pasta se rompe y no forma una bola lisa, necesita agua.

En este caso, la añadimos en cantidades pequeñas (de 10 mi en 10 mi). Levadura y levadura natural.

Cuando hablamos de levadura, siempre se trata de levadura de panadería. Se encuentra en forma deshidratada instantánea, en sobres o en paquetes.

La levadura natural es una mezcla de harina y agua que se deja fermentar.

Hoy en día se encuentra en forma deshidratada, muy fácil de utilizar.

Podríamos pensar que cuanta más levadura (o levadura natural) pongamos, más se hinchará el pan: ¡no es cierto!

Si ponemos demasiada levadura el pan se hinchará mientras sube, y luego se hundirá irremediablemente durante la cocción.

Si el pan, una vez cocido, está ahuecado por la parte de arriba, seguramente es debido a un exceso de levadura.

Precio: 10 €

Más detalles del anuncio

Nº. de anuncio: 1645

Categoría : Ocio

Localidad : La Coruña

Publicado : 12/08/2017