El amor a la vida

Con estos textos radiales, sin embargo, volvió otra vez a su lengua materna, que al no haber de por medio un texto escrito, produce un efecto de sorprendente inmediatez.

Como dice Matthias Claudius, la lengua escrita es un infame embudo en el cual el vino se vuelve agua.

También Fromm prefería la palabra hablada, dirigirse a alguien, hablar a alguien. Aquí la tenemos. Y quien lo conoció, al leerlo lo oye.

Lo vi por primera vez en el año 1970. Nos encontramos, como ocurrió después con frecuencia, en el Hotel Storchen de Zurich. Tenía en cada lugar su hotel preferido.

Era impensable que se dejara arrebatar el rol de anfitrión. Conversamos sobre el ciclo de conferencias acerca de abundancia y saciedad que él tenía que grabar para nosotros al día siguiente en la radio de esa ciudad.

Se sentó frente a mí con esa expresión tan atenta característica de él, sin preocuparse para nada por el ruidoso entorno, y me explicó su idea.

Cuando concluyó, yo pensé: con que era esto.

Pero no: aún me faltaba el resto. Me pidió que formulara objeciones y, ante todo, solicitó informaciones acerca de los probables oyentes.

Con insistencia y mediante sus preguntas, que lo mostraban como un preciso conocedor de la situación alemana, deseaba aproximarse a quienes recibirían su mensaje.

Cuidarse del exceso chocante, pero sin caer en la complacencia: ésa era su divisa. Llegó cuidadosamente preparado.

Traía consigo una alarmante y voluminosa pila de apuntes y esbozos, y los iba acrecentando sin cesar durante nuestra charla.

Sin embargo, a la mañana siguiente apareció sin su lastre.

Le pregunté por su portafolios, sacudió divertido la cabeza. Fuimos a la radio. Se ubicó sin rodeos ante el. Erich Fromm produjo estos textos radiales ya cercano a los ochenta años, en la última década de su vida.

Nunca dió su obra por terminada.

Leía, escribía, planeaba, aprendía, se mantenía abierto, más aun, curioso, y así fue hasta el final.

Pero la obra que nos dejó, en diez volúmenes, había alcanzado por entonces su culminación y estaba completa, y de ella extraía Fromm elementos cuando comentaba los acontecimientos corrientes como observador crítico y alerta.

De modo que las grabaciones que aquí reproducimos constituyen un interesante completamiento de su obra,  su valor reside menos en la novedad que en la vivacidad de su formulación, menos en el contenido que en la forma.

Las conferencias y charlas se registraron en su mayoría en la casa de Fromm, en Locarno, y algunas en el estudio de la radio, en Zurich.

A lo largo de estas páginas el lector podrá participar con nosotros, desde lejos, de las visitas y conversaciones a las que ese gran viejo que fue Fromm tuvo la amabilidad de invitarnos.

Aparte de algunos escritos tempranos compuestos en un macizo alemán académico, en este país sólo conocemos a Fromm como un autor al que hay que leer en Erich Fromm, una de las más relevantes figuras de las ciencias contemporáneas del hombre, nos brinda en este libro otro valioso testimonio de la amplitud de visión y honda comprensión humanística que hicieron de él el autor de algunas de las obras de mayor influencia en la psicología y sociología actuales:

El miedo a la libertad, El arte de amar, La condición humana actual, entre otras. Contenido del libro,  Abundancia y saciedad en la sociedad actual; Sobre los orígenes de la agresión; El sueño es el lenguaje del hombre universal; Psicología para no psicólogos; En nombre de la vida; Hitler- ¿quién era y qué significa la oposición a ese hombre?; La actualidad de los escritos proféticos; ¿Quién es el hombre?

10€

Anuncios relacionados